Pepe Rodríguez Rey

Restaurante: El Bohío


 ILLESCAS (Toledo) 

 

J

 

osé Rodríguez Rey (Pepe, cómo le gusta que le llamen) asegura que lo peor que pudo hacer en la vida es dedicarse a la cocina porque se ha convertido en su verdadera obsesión.

Pepe Rodríguez se crió en el entorno del restaurante familiar El Bohío, fundado como casa de comidas unos años antes de la Guerra Civil Española por su abuela Valentina. Al acabar Pepe el instituto, empezó a trabajar como camarero. Cuando su madre no pudo hacerse cargo de la cocina, tanto Pepe como su hermano Diego -actual jefe de sala- empezaron a turnarse en los fogones. Allí fue donde, con 22 años, Pepe descubrió su pasión como cocinero.

Desde entonces y aún teniendo una carrera profesional, ha preferido un crecimiento sostenido y pausado. Ello no ha sido óbice para que los más prestigiosos críticos de gastronomía de cualquier país del mundo se hallan interesado en conocerlo. “Mi única meta es intentar hacerlo bien”, máxima que repite sin complejos. Tres generaciones avalan este establecimiento fundado antes de la guerra, en el año 1930. 

En Vitoria fue donde conoció a los principales cocineros españoles y franceses de los años 80, y a las figuras actuales. Recuerda con cariño que pasó de la perdiz toledana a los platos más sofisticados que puedan plantear en una mesa y de vuelta a Illescas sentenció “esto es lo que quiero hacer”. Hoy en día reconoce que a lo que se dedica no lo puede calificar como profesión, sino como una forma de vida.

"He tenido la suerte de criarme en un ambiente gastronómico. (...) Comía en  la cocina, hacía la vida en la cocina porque mi madre trabajaba allí. Todo  eso se queda en el recuerdo y cuando te haces mayor no se te va jamás en la  vida y claro, parte de mi vida gira entorno a la comida."

Esto no nos sorprende, si tenemos en cuenta que las vacaciones de los ocho primeros años entre fogones, los dedicó a trabajar con grandes maestros de la cocina. Su principal mentor fue Martín Berasategui. Le acogió como a un hijo en su casa de San Sebastián. El insigne cocinero vasco consciente de las habilidades del toledano, le introdujo en los círculos privados y circuitos especializados de España y Francia, de la mano de Jean Luc Figueres y la repostería la aprendería en Barcelona, donde tomaría contacto profesional con el internacional Ferrán Adriá.

Desde entonces hasta ahora, afirma que en su restaurante “destaca más el ser que el tener”. Su cocina es un laboratorio. El Bohío es un centro de aprendizaje de las nuevas generaciones de cocineros. El concepto de Pepe reside en sus ganas de ser más que en las de tener. Él ha apostado por la calidad, exclusividad y perfección, no desde un punto de vista presuntuoso, sino con la rigurosidad de quien tiene claro, a donde, a quién y como va orientado un restaurante. Pepe en la cocina y Diego en la sala tuvieron claro lo importante eran las inversiones. La primera se destinó a su propia formación (certámenes, charlas, catas, demostraciones etc.) trabajando en otros sitios de prestigio para aumentar el conocimiento y la formación.

A su vez, ha representado en innumerables ocasiones a la cocina castellano-manchega, tanto en España como en el extranjero, y ha impartido numerosas clases, dirigiendo incluso los coloquios de Canal Cocina.  La última intervención pública fue en el certamen de Madrid Fusión, acompañado de los cocineros más prestigiosos del mundo.

 

PREMIOS Y DISTINCIONES MÁS DESTACADAS:

2014: tres Soles de la Guía Repsol. 

Premio Verema a El Bohío como el restaurante español con mejor tratamiento del vino.   

2013: Premio CECAM de Toledo en reconocimiento a su labor en la difusión de la cocina manchega como mejor empresario toledano.

Desde 2013  participa como jurado en el programa televisivo Master Chef.  

2011:Premio Chef Millessime.  

Galardonado por la Asociación empresarial Toledana con el premio de Empresario del Año.

Premio de 'Repostero del año', concedido por la guía "Lo mejor de la gastronomía".

Galardonado por la Asociación empresarial Toledana, con el premio de Empresario del Año, por la consolidación de su figura como emprendedor. 

2010: Premio Nacional de la Gastronomía.

'Cocinero del año' por la guía más importante de alta cocina en España: "Lo mejor de la gastronomía" de la mano del crítico Rafael García Santos. 

Galardonado por la Real Academia Española de Gastronomía con el Premio Nacional de Gastronomía 2010 al mejor jefe de cocina.  

1999: les otorgan la primera Estrella Michelin -única en Toledo y provincia.



Web

http://elbohio.net/restaurante/

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.